nn

El presente informe contempla las especiales características del teletrabajo, destacando las implicancias de dicha herramienta de vinculación laboral en la economía y sistema de producción de las empresas empleadoras. Acompa- ñan al análisis formulado comentarios y apreciaciones sobre las disposicio- nes contempladas por el proyecto de Reglamento de la Ley del Teletrabajo, sometido a consideración de la ciudadanía en la página web del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, según lo establecido en la Resolución Ministerial N° 115-2015-TR.

El teletrabajo como modalidad especial de prestación de servicios subordinados ha sido regulado por primera vez en nuestro país me- diante la Ley N° 30036, Ley que Regula el Te- letrabajo; la misma que fue promulgada el 5 de julio del 2013 y cuyo proyecto de Regla- mento ha sido pre publicado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en virtud de la Resolución Ministerial N° 115-2015-TR.

En tal sentido, el presente artículo tiene como objetivo evaluar la regulación de esta nueva forma de organización productiva bajo dos presupuestos que, a nuestro juicio, debería cumplir una adecuada legislación laboral; por un lado la protección adecuada de los derechos de los trabajadores y por otro lado, establecer las condiciones necesarias para promover el incremento de los niveles de productividad y competitividad de las empresas.

  1. De su naturaleza laboral

El teletrabajo es una modalidad especial de prestación del servicio que se presenta al in- terior de una relación laboral; es decir cuyo tí- tulo jurídico es un contrato de trabajo celebra- do entre un trabajador y su empleador. Por lo tanto, debemos partir por reconocer que el te- letrabajador es ante todo un trabajador, al cual le corresponde, en principio(1), los mismos de- rechos y garantías que las de un trabajador que labora físicamente en las instalaciones de la empresa (“trabajador regular”).

Lo expresado merece que nos detengamos en un aspecto que, a nuestro juicio, sustenta la la- boralidad de este tipo de contratos y que lo diferencia de una modalidad contractual con la cual erradamente pretende identificárselo. El trabajo a domicilio.

Efectivamente, es posible apreciar que, al igual que el trabajador a do- micilio, el teletrabajador labora fuera del local de la empresa(2); en ese sentido señala Kahale, “[el teletrabajo] Consiste en el desempeño de una actividad profesional del trabaja- dor mediante las tecnologías, sin requerir la presencia del teletrabajador en el domicilio de la empresa”(3).Sin embargo, el contenido de la relación en ambos supuestos resulta diferente, como lo explicamos a continuación.

Ciertamente, tal como señala el pri- mer párrafo del artículo 2 de la Ley N° 30036, Ley que Regula el Tele- trabajo (LT): “El teletrabajo se carac- teriza por el desempeño subordina- do de labores sin la presencia física del trabajador, denominado ‘teletra- bajador’, en la empresa con la que mantiene vínculo laboral, a través de medios informáticos, de telecomu- nicaciones y análogos, mediante los cuales se ejercen a su vez el control y la supervisión de las labores”. Es de- cir, una característica consustancial del teletrabajo y que constituye el elemento fáctico que explica su na- turaleza laboral es que el teletrabaja- dor presta sus servicios de forma su- bordinada, razón por la cual debe ser posible apreciar en este tipo de rela- ciones que el empleador pueda des- plegar sus facultades de dirección, fiscalización y sanción(4) para cercio- rarnos que en realidad nos encontra- mos frente al teletrabajo.