nn

El uso del delantal plomado es muy útil cuando los órganos sexuales o el útero de una mujer embarazada deben quedar directamente bajo el haz de rayos X o en las proximidades de éste. Ello es poco frecuente en el caso de las radiografías dentales , si bien es posible que ocurra en ciertos procedimientos.

Durante un examen radiológico una cantidad muy pequeña de la radiación se dispersa en la habitación y en otras partes del cuerpo del paciente , inclusive en los órganos de la reproducción. El delantal plomado bloqueará parte de esta “radiación desviada”.

En odontología l a cantidad de éste tipo de radiación es sumamente pequeña , puesto que un dispositivo del aparato, llamado colimador, mantiene un haz muy angosto. Por eso no es generalmente necesario usar dichos delantales de protección durante un examen radiológico en odontología.

No obstante, muchos pacientes y odontólogos se sienten más seguros si los emplean y algunos pacientes ven en ésta conducta, la preocupación del profesional en lo que se refiere a la protección contra las radiaciones.

Un tipo especial de protector de plomo que se coloca alrededor del cuello del paciente puede usarse durante los exámenes que pondrían a la glándula Tiroides bajo la exposición directa del haz de rayos X. La Tiroides es en forma muy especial sensible a las radiaciones, se puede usar esta protección durante las tomas de radio grafías panorámicas , cefalométricas y de otro tipo, cuando la parte central del cuello cae bajo la incidencia del Haz o su cercanía.

Es preciso señalar que la exposición de la Tiroides es muy reducida, si se efectúan las tomas panorámicas o cefalométricas con equipos modernos y sistemas de pantallas y películas de la mejor calidad.

La exposición de la glándula en cualquiera de estos exámenes sería similar a la que recibe el paciente por irradiación general durante un año.

La exposición gonadal durante un estudio radiográfico de toda la boca es insignificante , tanto que ni si quiera puede medirse con medidores convencionales de rayos X.

A la luz de esta insignificante exposición de las gónadas,no deberíamos preocuparnos demasiado al tomar radiografías dentales a una paciente embarazada , si ellas están indicadas clínicamente. El empleo de un delantal plomado dará seguridad a la paciente . Es necesaria una actitud prudente antes de decidir si el examen es indispensable y considerar la posibilidad de esperar al t érmino del embarazo, consultar los deseos de la paciente y su opinión al respecto.

Además de esta preocupación referente a la obtención de radiografías dentales durante el embarazo , el personal debe conocer el estado de la paciente antes de prescribir alguna droga o administrarle anestesia. Muchos fármacos y algunos tipos de anestesia tienen un efecto directo comprobado sobre el desarrollo del feto.